El puerto de Hamburgo

Alrededor de 13.000 barcos de todo el mundo pasan anualmente por el segundo puerto mayor de Europa. Desde la terminal de cruceros, la ciudad almacén histórica y los puentes desembarcaderos, hasta el moderno puerto de contenedores, aquí se respira libertad y huele a países lejanos. Con un recorrido en barcaza o visitando uno de los legendarios barcos museo, los visitantes pueden conocer de primera mano, por qué Hamburgo tiene el sobrenombre de la “Puerta del mundo”. Y desde el verano de 2007 se puede conocer otra parte muy especial de la historia del puerto de Hamburgo, en las salas de los emigrantes “Ballinstadt”. Allí, donde entre 1850 y 1939 unos 5 millones de emigrantes europeos iniciaron su viaje al Nuevo Mundo, hoy día se puede indagar sobre la propia familia.

Hafencity: Entre la ciudad almacén y el puerto, directamente en el corazón de la ciudad, en los antiguos terrenos del puerto se alza un nuevo barrio: el "HafenCity", probablemente el proyecto urbanístico mayor y más atractivo de Europa. Entre los edificios arquitectónicos más importantes se encontrará a partir de 2010 la “Filarmónica del Elba”, una nueva sala de conciertos que se construirá directamente sobre el techo de un almacén. Desde esta construcción espectacular, en el futuro, con una amplia vista se podrá contemplar el Elba y a los cerca de 40 cruceros que pasan al año por el puerto.

Fischmarkt: Los domingos de 5.00 a 9.30 h (en invierno a partir de las 7 h) en el mercado más tradicional de Hamburgo, desde 1703, se venden todo tipo de artículos. Desde una polvorienta tetera de porcelana hasta una feliz familia de patitos, aquí, a la sombra de la lonja de subasta de pescado de 100 años de antigüedad se puede encontrar de todo. Los noctámbulos de la Reeperbahn, con sus bocadillos de pescado y su café caliente en las manos, esperan al borde del agua el regreso de los espíritus vivientes. Algo muy popular entre los madrugadores, los buscadores de chollos y los turistas: un brunch en la histórica lonja de subasta de pescado con música de Jazz, Skiffle o Country y Western.

Ciudad almacén: Entre Deichtorhallen y Baumwall se encuentra en el puerto franco la ciudad almacén de cien años de antigüedad, el segundo complejo de almacenes mayor del mundo. Aquí se almacenan valiosas mercancías como café, té, cacao, especias, tabaco, ordenadores y se encuentra el mayor almacén de alfombras orientales del mundo. Y detrás de estos gruesos muros hay algo más: un romántico idilio entre los canales, el gótico báltico, los curiosos hastiales y torreones, justo cuando la ciudad almacén empieza a encender sus luces al atardecer. En los recorridos por la ciudad se explica el trabajo tradicional y el actual de la ciudad almacén. Y en el museo “Hamburg Dungeon” puede vivir de cerca las páginas más oscuras de la historia de Hamburgo: ¡una diversión donde el miedo está garantizado!

Antiguo túnel del Elba: La llamativa construcción cuadrada con cúpula de los embarcaderos de St. Pauli alberga la maquinaria de las cuatro grandes jaulas que desde 1911 descienden a personas y vehículos hasta una profundidad de casi 24 metros, donde luego dos túneles conectan con Steinwerder, en la orilla sur del Elba. Horarios de apertura para turismos: días laborables de 5.30 a 20.00 h, sábados hasta las 16.30 h, domingos y festivos cerrado. ¡Peatones y bicicletas gratis las 24 horas del día!

Blankenese: Este antiguo pueblo de pescadores situado directamente a orillas del Elba es un buen destino para ir de excursión. Callejuelas pintorescas, escaleras retorcidas y casitas estrechas invitan a darse un paseo agradable. La calle Bahnhofstraße de Blankenese es como una pequeña ciudad, con iglesia, mercado semanal, numerosos comercios bien abastecidos, restaurantes y cafés. Con un paseo en barco desde el puerto tendrán la ocasión de disfrutar de Blankenese desde el agua.

Further information in English can be found here.

Loading results...
Wait a minute, please!

Your Hamburg Tourismus Team